domingo, 13 de marzo de 2011

14. La Carta o Gráfica del Ser - La Magna Presencia YO SOY


DESCRIPCIÓN Y EMPLEO DE LA CARTA O GRÁFICA DEL SER

**
La Magna Presencia YO SOY
***
De “Hacia mi Mágica Presencia”
De Saint Germain


 ***

Qué es la Carta

La Carta de la Poderosa Presencia YO SOY es un Foco de Radiación de la Perfección de vuestra propia vida y de la de los Maestros Ascendidos. Todos los que la contemplan cada día varias veces siempre han obtenido bendiciones extraordinarias.

Cuando estáis en contacto con una forma, estáis en contacto con la presencia que la ha concebido o con el concepto representado; es una Ley de la Vida. Las imágenes son un foco de Sustancia-Luz. Irradian y, por contemplación, absorbemos siempre e instantáneamente la vibración que de ellas emana. La reflexión os hará comprender la importancia de la Carta, que es la representación exacta de vuestra Divinidad y un foco de Radiación del más grande Poder de Perfección Interior en el mundo exterior de sustancia, de forma y acción.


Descripción de la Carta


La Carta de la Presencia Mágica. La Poderosa Presencia YO SOY es un dibujo esquemático que permite a todos expresarse exactamente en qué posición se encuentra el cuerpo de carne y alma, o los vehículos sutiles del yo exterior, con relación al Yo Divino. La montaña figurada a la izquierda es el Monte Rose, uno de los Centros de la Fraternidad Blanca; a la derecha se encuentra el Royal Téton, en el Wyoming, entre los Estados Unidos y el Canadá; es uno de los más importantes Centros para todo el planeta, donde los Maestros y sus discípulos avanzados se reúnen dos veces por año y rinden un Servicio de Luz y de Amor para toda la humanidad.

El Cuerpo de Energías o Cuerpo Causal

(Conjunto de Círculos Concéntricos de colores de radiación)
*Poderosa Presencia
*La Fuente Misma
*La Chispa Divina Individualizada

La figura superior es nuestro Cuerpo Electrónico, el Cuerpo de Gloria del Hombre, a imagen y semejanza de Dios; es la Forma Perfecta en que se manifiesta la Idea Divina Individualizada, que es la Realidad de nuestro Ser, nuestro Yo Divino Individualizado. Es la imagen del Cristo Cósmico individualizado en cada ser humano; es el Hombre-Dios en su Cuerpo de Luz Electrónica, manifestando la actividad de Dios por radiación mediante la acción del Verbo Creador “YO SOY”. Es nuestra Poderosa Presencia YO SOY, el Cristo individual; Dios en acción en nosotros, nuestra Perfección eterna e inmutable.

Las Esferas

Lo que existe vibra en un movimiento ondulatorio que llamamos LUZ. Esta vibración se manifiesta en siete rayos que en sus más elevadas expresiones son el Fuego Sagrado, el Aura del Altísimo.
Los círculos del Cuerpo Causal son esferas que rodean a la “PRESENCIA YO SOY”, de la misma manera que el aura rodea a los cuerpos inferiores. Estas capas electrónicas que forman el Cuerpo Causal representan vibraciones de distinta longitud, en color, en ser, lo que llamamos Siete Esferas.

Cada Presencia “YO SOY” tiene desarrolladas unas esferas más que otras; Ella vive en esas Esferas dando la característica o Rayo al cual pertenece.

Así como en la tercera dimensión te mueves y relacionas con otras auras (por el principio de correspondencia; como es arriba es abajo, como es abajo es arriba), esta “Presencia YO SOY” no está sometida a ninguna esfera y puede visitar a cualquiera otra que desee.

El individuo no-ascendido vibra favorablemente con un determinado color, lo que está indicándole a cuál pertenece y con el que se sincroniza. Si observa sus hábitos, que son amplificadores de sus actos, verá que marcan una tendencia hacia una determinada vibración, un color que siempre está presente en su sentir.

En este plano es importante ubicarse en lo esencial, “La Amada Presencia YO SOY”, y desvanecer aquello que implique curiosidad y toda aquella accidentalidad que conlleva un retroceso en nuestra evolución.

La “Presencia” os da la Conciencia, la Acción. Sólo Ella establece el equilibrio esencial. De este depósito de sustancia electrónica el Cuerpo Mental Superior extrae la sustancia necesaria para complementar rápidamente, en una forma visible y tangible, la respuesta a las llamadas hechas a nuestra Poderosa Presencia YO SOY.

El Rayo de Luz

Los Rayos de Luz Electrónica Pura brotan continuamente de la Cabeza de nuestra Poderosa Presencia YO SOY, representando su medio de acción, de creación perfecta en los planos cósmicos.

* Es la Vida
* Es la Luz
* Es la Sustancia
* Es la Energía
* Es la Inteligencia
* Es la Actividad

Por El, tú tienes tu cuerpo físico, la Vida y puedes moverte. La atención a la Presencia hace aumentar la Radiación y la Energía intensificándolo y expandiéndolo. Así se inicia el proceso de aceleración electrónica y a su vez identifica las cualidades densas y negativas.

Uno de los doce Grandes Rayos, el que atraviesa el Corazón de nuestra Presencia YO SOY, Foco del Puro Amor Divino individualizado, proyecta de sí mismo la Esencia de la Vida, la Energía Electrónica Pura que da a nuestra forma física el poder de pensar, de sentir y de obrar.

Sobre este Rayo, inmediatamente por debajo de nuestro Cuerpo Electrónico, se encuentra el Cuerpo Mental Superior, cuyo corazón se halla también protegido por la esfera de sustancia electrónica del color azul, que forma la esfera de protección alrededor del Cuerpo Causal y del Cuerpo Electrónico. El Cuerpo Mental Superior no está representado en el grabado. Es el cuerpo del puro Mental Crístico, el Cuerpo de nuestra inteligencia selectiva, discriminativa. En este estado de conciencia, conocemos lo que es perfección o imperfección, lo que es espiritual y divino o humano e imperfecto. El Cuerpo Mental Superior es un Cuerpo de Fuego Blanco en el que no puede registrarse la imperfección. El selecciona todas las aspiraciones y demandas que vienen del yo exterior, y no transmite el Cuerpo Electrónico o Conciencia Crística sino lo que es puro y perfecto y conforme con el cumplimiento del Plan Divino de nuestra vida individual y de la vida de nuestro planeta.

Se le llama a veces Ángel Guardián. Es nosotros mismos, como consecuencia, juzgándonos a cada instante y en cada acción particular. Este cuerpo está en una tasa vibratoria muy inferior a la tasa de vibración del Cuerpo Electrónico, pero superior al cuerpo atómico; es un intermediario y como un transformador entre la Energía Electrónica y la energía física o atómica.

La Figura Intermedia es:

*  El Cristo
*  El Cuerpo transmisor
*  El Ángel de la Presencia
*  El Ego Superior
*  El Cuerpo Mental Superior
*  El Ángel Crístico
*  Inteligencia Selectiva
*  Inteligencia Discernidora

Vemos la figura del Cristo Jesús simbolizando el Cristo individual de cada uno, el mediador entre Dios y el Hombre.

La Poderosa Presencia YO SOY proyecta de su Cuerpo Electrónico el Cuerpo Mental Superior, que es el vehículo de acción destinado al plano psíquico. Durante las Edades de Oro, o estados paradisíacos, los seres viven en la Tierra en este Cuerpo de Fuego Blanco. Durante el período de reposo entre dos vidas en la carne, el Cuerpo Mental Superior entra en el Cuerpo Causal.

Normalmente, al fin de la adolescencia es cuando el ser humano no siente descender sobre él el peso de todo o parte de la acumulación destructiva del pasado. Debe entonces, por el empleo de la Llama Violeta Consumidora, elevar la tasa vibratoria de toda esta energía descalificada y, al mismo tiempo, regular su existencia de manera que no emplee ya más la Energía de su propia Vida sino para el cumplimiento del plan divino. Si el yo externo llama con humildad a la Ley del Perdón por el empleo consciente de la Llama Violeta Consumidora, puede transmutarse rápidamente una cantidad suficiente de la energía descalificada, permitiendo guardar la armonía de los sentimientos. El Cuerpo Mental Superior desciende a la forma física, dando las directivas de la Mente Superior de manera clara y precisa; toda actividad se hace constructiva, dispensando un sentimiento de dominio sobre las circunstancias exteriores, dando la alegría de la salud, de la belleza, del éxito y de la prosperidad.


Cómo actúa la Sustancia-Luz Electrónica en el cuerpo físico


Vuestra Poderosa Presencia YO SOY, en su forma tangible de Sustancia-Luz electrónica, se encuentra aproximadamente a 5 metros por encima de vuestro cuerpo físico. En los seres inarmónicos o poco evolucionados esta Presencia está más alejada y puede incluso retirarse hasta 15 ó 16 metros. Por el Rayo que parte del Corazón de la Presencia, pasando por alto de la cabeza y anclándose en el corazón de la carne, recibe éste la Energía-Luz, la Esencia de Vida, que le hace latir y permite al cuerpo físico tener la Inteligencia necesaria para su actividad.

Tan pronto como este Rayo se retira, la forma física queda inerte y las facultades y el conjunto de los sentidos, aún estando en perfecto estado, no funcionan más. Porque la fuente de nuestra vida no está en la forma física, sino en la Poderosa Presencia YO SOY. Jamás digas que toda tu Divinidad está en tu corazón, porque sería entonces un ser físico manifestando la Perfección, la Inteligencia, el Amor y la Belleza. En realidad, un solo Rayo de tu Presencia Divina desciende al corazón físico, prestando así su vida a la forma del yo externo cuyos elementos constitutivos le pertenecen.

Sólo la Cabeza y el Corazón de la estructura física están representados con Luz blanca, nimbada de sustancia oro y rosa del Amor Divino, sugiriendo así que la corriente de Pura Esencia de Vida Divina no debe descender por debajo del Centro del Corazón (diafragma) sino remontar hacia el Centro creador del cerebro. El resto del cuerpo de carne está sumido en una Llama Violeta, que sube desde los pies, atraviesa el cuerpo de deseos, el cuerpo mental inferior y se eleva bien alto por encima de la cabeza hasta su encuentro con el círculo electrónico azul que rodea el Cuerpo de Gloria y el Corazón del Cuerpo Mental Superior. Alrededor de este Pilar de Llama Violeta se encuentra un Tubo de Luz Blanca Electrónica, descendiendo de las manos de la Presencia Crística, cerrándose bajo los pies del cuerpo físico y de un espesor de 30 centímetros.

Este Tubo constituye una protección impenetrable a toda imperfección de pensamiento, de sentimiento o de acción, porque tiene su Luz blanca la más elevada tasa vibratoria en manifestación y no puede penetrarle cualquier imperfección que represente una tasa vibratoria inferior.

Debemos pedir a nuestra Poderosa Presencia YO SOY que nos envuelva en este Tubo de Luz Electrónica, con el fin de aislarnos de la discordia y de la destrucción del mundo exterior de creación humana.

La Llama Violeta que llena el interior del Pilar en el Tubo es la representación sensible de la Actividad del Amor divino en su Misericordia –es la Gracia, es el Perdón.

La Luz Electrónica en la tasa de vibración que llamamos violeta tiene por efecto alzar la tasa vibratoria de toda sustancia que atraviese, eliminando así lo que es impuro o de vibración lenta, consumiéndolo instantáneamente y permitiendo así a la energía liberada volver al depósito de sustancia y de Energía-Luz-universal.

En y alrededor de nuestro cuerpo físico se encuentra toda la acumulación de sustancia descalificada que hemos generado en ésta y anteriores vidas. Nuestra alma es la que debe ser salvada. Todos estamos obligados por la Ley Cósmica a purificar la energía empleada en las creaciones imperfectas presentes y pasadas. Por ello, debemos llamar a nuestra Poderosa Presencia YO SOY en acción para que cargue o active la Llama Violeta en nuestra acumulación discordante, liberando esta energía por su acción purificadera y liberándonos así de las limitaciones de que estamos rodeados por nuestros pensamientos, nuestras palabras, nuestros sentimientos y nuestras acciones imperfectas, que constituyen otro tanto de energía descalificada vibrando en nosotros y alrededor de nosotros.

Las imperfecciones que los seres humanos manifiestan son debidas a su ignorancia o a su mala voluntad. La discordia de los pensamientos, de los sentimientos y de las acciones humanas jamás penetran en los electrones que son el núcleo del átomo, pero forman un revestimiento que vela la Luz de nuestra estructura electrónica, constituyendo la densidad y la opacidad de la carne.

Cuando la atención comienza a dirigirse firmemente hacia la Poderosa Presencia YO SOY, el Rayo de Energía-Luz que viene del corazón de la Presencia se intensifica, la circulación de Luz en el cuerpo es más activa y los electrones responden a la radiación acrecentada. Desde este momento, el proceso de la Ascensión ha comenzado.

Se impone el empleo de la Llama Violeta Consumidora. Ella es la manifestación del invencible Amor misericordioso, del Poder Purificador del Amor sagrado, del Fuego Sagrado destinado a la Tierra, la Gracia acordada por la Autoridad del Gran Sol Central, que permite purificar la Tierra y la humanidad armoniosamente y de una manera permanente.

Cada vida es una ocasión de reintegrar a su pureza original la Energía divina que hemos descalificado por nuestros errores pasados y presentes. Llamando dinámicamente a nuestra Poderosa Presencia YO SOY en acción, pidiéndole que pase la Llama Violeta Consumidora por esta acumulación discordante, podemos elevar la tasa vibratoria de esta energía, transmutando y esterilizando toda creación humana imperfecta; liberándonos así de la rueda de los renacimientos de la carne.

Por un efecto de la Misericordia divina estamos dispensados de mirar todos los errores de centenares o millares, de nuestras vidas pasadas. Jesús dijo que muchos seres perderían la razón si tuvieran que mirar ciertas fases de su pasado.

Ningún ser humano debe cesar de emplear diariamente la Llama Violeta Consumidora durante 30 minutos al menos, hasta el momento de la Ascensión. Todos han tenido pensamientos negativos, sentimientos discordantes –todos han pronunciado palabras destructivas representando otra tanta energía descalificada que vibra en nosotros y alrededor nuestro.

Todos los seres que han cumplido la Ascensión, Jesús y Saint Germain comprendidos, tuvieron que disolver por el empleo consciente de la Llama Violeta Consumidora su propia creación, antes que la sustancia de su cuerpo de carne pudiese vibrar a una tasa que les permitiera realizar la Ascensión.

Durante el período transitorio de la purificación, es indispensable hacer llamadas a la Poderosa Presencia YO SOY. A fin de que nos envuelva con el Tubo de Luz Electrónica, aislándonos del medio exterior: de su destrucción, de sus sugestiones hipnóticas, de sus vibraciones de todos los órdenes que vienen de la mente y de los sentimientos interiores de toda la humanidad. Este aislamiento no solamente nos protege, sino que aumenta nuestra receptividad con respecto a las directivas de nuestro Cuerpo Mental Superior. Evitamos así añadir energía descalificada a la acumulación existente.

Fue nuestro Bien-Amado Maestro Jesucristo el que dio el ejemplo público de la Ascensión, pero millares de seres han ganado semejante Victoria y han cumplido en privado la Gran Obra de transmutación o transustanciación de lo humano en lo Divino.

Por encima de la colina de Bethania en Palestina, fue donde Jesús creó el registro etérico de la Ascensión, infundiéndole su Amor divino, calificándolo como un imán que obrará sobre la atención de toda la humanidad hasta el cumplimiento de la Ascensión de todos y de la Tierra misma.


El cuerpo receptor – la forma humana


Es el alma humana evolucionando en la materia (los cuatro cuerpos inferiores: el etérico, el mental, el emocional y el físico).

La figura inferior de la Carta representa la estructura atómica, el cuerpo de carne. El Rayo de Energía electrónica, o pura Esencia de Vida divina, que viene del corazón de nuestra Presencia YO SOY y, pasando por el Corazón del Cuerpo Mental Superior, penetra por lo alto de la cabeza, a través del cerebro y de la garganta, para arraigar en el corazón físico. Forma aquí una triple llama, rosa a la izquierda, oro en el centro y azul a la derecha: es la Llama Espontánea individualizada, Dios en acción en nosotros en el plano físico por el Amor, la Sabiduría y el Poder en perfecto equilibrio.


Conclusiones


Los seres que reciben comunicación de la Carta de la Presencia Mágica y de la explicación presente deben considerar que es posible para ellos realizar su Ascensión con el presente cuerpo. El primer paso consiste en el empleo intensivo de la Llama Violeta Consumidora. Una gran Paz y Armonía vendrán al ser, permitiendo recibir las directivas divinas para una vida constructiva.

Contemplando frecuentemente la Carta de la Poderosa Presencia YO SOY, su Radiación de Perfección se fotografía en las células de nuestra estructura física y se difunde sobre nuestro ambiente y nuestros asuntos. Muy pronto sabremos por experiencia personal que nuestra Presencia YO SOY es un Ser real, tangible, que nos inunda con su puro Amor, nos guía con Sabiduría, nos protege con Todo Poder.

Nuestra atención irá cada día más fácilmente hacia el Corazón de nuestra Bien-Amada Presencia YO SOY y Su Perfección se manifestará naturalmente en nuestra vida. Nuestras inquietudes y nuestros problemas se disiparán, porque son parásitos que viven de nuestra propia energía vital, deslizándose en aquellos por nuestra atención. El Tubo de Luz se hará cada más día más impenetrable, manteniéndonos invisibles e invulnerables a todo lo que no venga de nuestra Presencia YO SOY. El estudio de los textos de Instrucciones recibidos de los Maestros Ascendidos será nuestro descanso y nuestro único alimento espiritual; por el empleo de las llamadas o apelaciones técnicas, tan simples, de transmutación de la Llama Violeta Consumidora y la recarga descalificada, entraremos rápidamente en una vibración tan alta que nos será posible mantener permanentemente el contacto consciente con nuestra Divinidad –permitiéndole manifestar su Perfección en nosotros y alrededor nuestro-. Hijos de Dios, viviremos sobre la Tierra purificada como Dioses, cumpliendo Su Voluntad Divina, manifestando su Gloria y la Victoria de Saint Germain y de todos los Maestros Ascendidos.

¡OH PODEROSO YO SOY!



Empleo de la Carta


Cada vez que se pronuncia una Afirmación o un Decreto YO SOY, dado por los Maestros Ascendidos, el Corazón de nuestra propia Poderosa Presencia YO SOY –El Cuerpo Electrónico- emite instantáneamente un raudal de Luz. De esta manera, el Rayo de Luz blanca que une nuestro corazón con el Corazón de la Presencia recibe una expansión y se intensifica. El único medio para ganar una fuerza-viva y una presión de Luz suficiente para obtener respuestas instantáneas a nuestras Llamadas de Perfección es recurrir constantemente a nuestra propia Presencia YO SOY para la solución de nuestras menores dificultades y para el cumplimiento de todos nuestros deseos constructivos. Si a la Llamada a nuestra Presencia añadimos una llamada a un Maestro Ascendido, entonces su Asistencia y su Perfección que son permanentes, penetran en la mente, los sentimientos y el cuerpo por la Sustancia de Oro que envuelve el Rayo Blanco. El Entendimiento, la Luz, la Sustancia y la Energía de los Maestros Ascendidos que irradian constantemente hacia todos los que quieran aceptarlos y absorberlos. Es exactamente como la irradiación solar, que se absorbe por todo lo que vive sobre la Tierra.

La asistencia de los Maestros Ascendidos se da siempre a través de la Luz que viene del Corazón de la Presencia de un individuo. Es por lo que es necesario conocer la propia Presencia YO SOY ante todo.

El Corazón del Gran Sol Central envía sus ideas individuales a la manifestación, a fin de que cada individuo en ésta lleve a cabo el Ideal de Perfección divina que lleva en su Corazón. La Llama de Vida que hace latir al corazón de carne contiene la posibilidad de crear la Perfección; es Amor, Inteligencia y Poder. Como una semilla que contiene el tipo de árbol que debe producir, tiene necesidad de la radiación del Sol para desarrollarse, así la Vida de nuestro Corazón tiene necesidad de la Radiación de los Maestros Ascendidos, de su Luz y de su Amor, a través de los cuales la Atracción magnética del Gran Sol Central obra para permitirnos expandir la Perfección de nuestro propio Ser primero y, a continuación, para hacer la Ascensión.

Cuando hacemos Llamadas a nuestra Presencia para asistir a nuestro prójimo, un Rayo de Luz parte de nuestro Cuerpo Electrónico y vierte su Luz sobre esta persona hasta que la Perfección deseada se introduzca –y simultáneamente una cantidad de Luz desciende hacia nuestra forma externa, produciendo en nuestra propia experiencia la misma Perfección que pedimos para los demás.

Los Maestros Ascendidos dicen que aproximadamente un 65% de la Perfección que pedimos para los demás se manifiesta en nosotros y alrededor nuestro.

Hay siempre, por consiguiente, una doble Acción de la Vida y de la Luz; la de los Rayos de Luz que penetran por lo alto de la cabeza y expanden la Perfección a partir del Corazón, por lo tanto, del interior hacia el exterior, y la de la Sustancia-Luz que envuelve el cuerpo exteriormente, viniendo de la Presencia en respuesta a la Llamada hecha por los demás. Cuando damos un Decreto dado por los Maestros Ascendidos para envolver a una persona o una situación en la Radiación de Amor divino y de Compasión divina, un Rayo de Luz blanca envuelto en Luz rosa parte instantáneamente de la Cabeza, del Corazón y de las Manos del Cuerpo Electrónico y se dirige hacia la persona designada y vierte sin pausa la Energía y la Sustancia que son necesarias para cumplir el Decreto.

En el caso en que la persona esté momentáneamente demasiado turbada o demasiado discordante para aceptar la curación y la Perfección instantáneas, entonces la respuesta a la Llamada espera en el aura el momento favorable para producir la Perfección determinada, es decir, el momento en que la energía del cuerpo emocional estará en suficiente calma y armonía para dejar penetrar la Bendición enviada.

Un punto capital que se necesita recordar en el empleo de los Decretos dados por los Maestros Ascendidos es que cada Rayo de Luz que parte del Cuerpo Electrónico es instantáneamente envuelto y calificado por el Entendimiento y el Sentimiento de Perfección de los Maestros. De esta manera, la Sustancia y la Energía de la persona o de la situación se elevan y mantienen en una tasa vibratoria que la discordia o la resistencia humanas no pueden jamás modificar.

Todo lo que alcanzamos por el empleo de la Instrucción de los Maestros Ascendidos es una realización permanente –la Perfección es infinita en Calidad y eternamente creciente en Cantidad.

Los estudiantes deben, por consiguiente, dar sus Afirmaciones y Decretos visualizando claramente y sintiendo profundamente la conexión con la forma Electrónica. Emite ésta los Rayos de Luz que son envueltos por la Perfección de los Maestros Ascendidos y la respuesta es instantánea.

Si se desea la Abundancia Divina, comprendiendo en ella el dinero, es preciso visualizar un Rayo de Luz Oro envuelto en Luz verde brillante y pedir a los Maestros Ascendidos que califiquen esta Luz con su Conciencia de la Abundancia divina eternamente presente y siendo creciente, esta Abundancia no puede emplearse sino constructivamente.

La contemplación de la figura superior de la Carta, con su Corona de Rayos de Luz, no puede dejar de producir la Perfección para el que la practica, porque esta contemplación hace penetrar la Perfección en los sentimientos.

Cuando contempláis los Rayos de Luz que vuestra Presencia vierte, preciso es recordar que son Corrientes de Fuerza que entran en acción para cumplir lo que habéis decretado. Compenetraos bien del hecho de que estas formidables corrientes de Fuerza brotan incesantemente y pueden penetrar sin obstrucción en no importa qué persona, lugar o circunstancia. Están realmente constituidas de la Sustancia y de la Energía-Luz cuya Potencia de Perfección es ilimitada.

Cuando atraigan vuestra atención las dificultades, tomad vuestra Carta y mirad al Rostro de vuestra Presencia, después enviad un Rayo de Sustancia-Luz, partiendo del Corazón de vuestra Presencia y penetrando en lo que aparece como una dificultad. Ved la Luz Blanca resplandeciente borrar la imagen del problema y pedid a vuestra Presencia que mantenga su permanente Perfección.

El Amor divino tiene sus caminos y sus medios de ejecutar vuestras Llamadas. La proyección de los Rayos de Luz, que parten del Corazón de vuestra Presencia es la Vía perfecta y armoniosa para que se cumpla toda cosa que esté de acuerdo con la Ley del Amor Divino.

El Gran Director Divino ha dicho: vuestra atención es vuestro Poder de concentración. Vuestra sensibilidad es vuestro Poder de calificación. Vuestra imaginación es vuestro Poder de visualización. Cuando contemplamos la Carta, hacemos empleo perfecto de este triple poder: fotografiamos en nuestras células físicas la Belleza de nuestra propia Divinidad; al expresarle nuestro amor y nuestra gratitud por todo el bien con el que nos ha gratificado, permitimos que la Energía divina irradie, sin descalificarla, en nosotros y alrededor nuestro, la Perfección que le es inherente. No teniendo en nuestra mente otra imagen que la de nuestra Poderosa Presencia YO SOY, nuestra visión se identifica con la Visión divina y el Plan divino puede entrar en manifestación. Dejando errar sin control nuestra atención, nuestros sentimientos y nuestra vista sobre el desorden y la discordia de nuestro ambiente es como contaminamos nuestra propia energía vital, forzándola a crear o a mantener las limitaciones que experimentamos.

En la plenitud de la Luz que hace latir vuestros corazones, cada uno de vosotros es la Autoridad, el Poder y la Gloria que la humanidad ha buscado durante siglos.

Contemplad esta Carta y ved esta gran corriente de Vida, de Luz, de Energía, de Inteligencia y de Poder, que sois vosotros. Está anclada en vuestro corazón físico, en la plenitud de su Poder todopoderoso e infinito y glorificará a todo ser humano que fije su atención en ella.

Importante es saber que, en cada Llamada a vuestra Presencia YO SOY, ignora Ella todas las limitaciones de un ser no-ascendido. La Presencia ha proyectado el Cuerpo Mental Superior, vuestra inteligencia selectiva, discriminativa, que conoce vuestras necesidades y vuestras exigencias. El Cuerpo Mental Superior conoce la Perfección de la Presencia, lo mismo que vuestras limitaciones, pero no acepta éstas últimas.

La Plenitud de la Presencia vierte sobre nosotros su Amor indispensable. La Plenitud de la Presencia nos da todas las cosas deseables.

Saint Germain

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada