domingo, 13 de marzo de 2011

39. Disolviendo la Actividad Egóica en Nosotros

DISOLVIENDO LA CAUSA, EL EFECTO, EL REGISTRO Y LA MEMORIA DE LA ACTIVIDAD EGÓICA EN NOSOTROS

***
Tomado de "Manual del Peregrino de la Luz Entrando al Corazón de Dios"
de Orión Om - Editorial Solar - Bogotá - Colombia

***

Introducción:

Llegará el momento en que todo Peregrino de la Luz tendrá que expulsar de su Templo Interior a sus propios mercaderes, sus Egos y manifestaciones egóicas, que comercian con las cosas sagradas de Dios: nuestra energía sexual, nuestros valores, etc., porque el Ego, como un vampiro, roba la Energía de Dios en nosotros y se alimenta de ella y la transforma en miseria, en pobreza espiritual, y en miles de manifestaciones egóicas. Por eso, dependiendo de qué hagamos ahora con nuestra Sustancia Crística, que es totalmente pura, nos podemos convertir en Ángeles o en una creación humana discordante indeseable.

Así Jesús, dirigiéndose a los Mercaderes del Templo, siendo éstos símbolo fiel de toda manifestación egóica y de toda legión egóica, los expulsa y les dice: “¿No  está escrito: Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones? Mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones” (San Marcos 1, 17).

Ha llegado el momento de tomar la decisión final. O seguimos adorando al Ego, o adoramos al Cristo Íntimo, destructor de todo Ego y de todo mito de Ego. No debemos seguir adorando al Ego. No podemos permitir que el Ego siga apoderado del Templo del Dios Vivo, nuestro cuerpo, la Casa de Dios. No podemos permitir que la Casa de Dios siga convertida en Cueva de Ladrones.

Así que Cristo, al expulsar a mercaderes y ladrones, con supremo valor humano, impulsó como Salvador Interior la Íntima Revolución Crística, dejando su registro para toda la humanidad.

Es claro que tal Revolución Crística Interior golpea fuerte a los Adoradores del Ego, pero les aseguro que siempre será para su bien. Esa es la razón de ser del gran amor del Salvador.

EL Ego es el Engaño de todo Engaño, y la causa de todo dolor y sufrimiento sobre la faz de la Tierra. Pero es nuestra propia creación, no es creación de Dios. 

El Ego perpetúa su especie, su miseria, su pobreza, dentro de nosotros, alimentándose de la Energía Pura que nos llega de Dios y que entra en nosotros a través de los canales, circuitos y centros de luz o chacras.

Lo más grave es defender y adorar a nuestros Egos como si fueran virtudes. El Ego es enemigo de la pureza sexual, de la pureza de palabra, de la pureza de acto, de la pureza de pensamiento, de la pureza de sentimiento. El Ego es enemigo de cuidar la Energía Sexual, nuestra Energía de Vida. Enseñar que es necesario consagrar nuestra Energía Vital al Señor del Templo Vivo de Dios, tal como lo enseñó el Apóstol, es algo inaudito para el hombre ordinario, para el hombre sometido por la fuerza del Ego.

El Ego grita, protesta y se rebela contra Dios. Llora, se queja, se lamenta, se angustia, se entristece, le echa la culpa a los demás de sus desgracias. El Ego grita y protesta cuando sabe que ha sido decretada su desintegración por un individuo decidido a seguir al Cristo, a su Cristo Interno, porque el Cristo no tiene compasión con el Mal, pues el Ego es la Gran Rebeldía contra Dios y contra todo lo divino y sagrado en nosotros. El Ser es alegría interior, emoción pura, divinidad, inspiración, plenitud, creación, perfección, sublimación, exaltación interior, silencio, bendición, gratitud cósmica.

En otros tiempos, por la influencia del latín, la palabra Ego era sinónima de El Ser. Pero ahora el Ser es el Ser, y el Ego es el Ego. Son cosas opuestas. El Ego adultera la energía que nos llega pura a nuestros centros de luz.

Sin embargo, hay algo de común en ellos, y es la energía pura de Dios atrapada en el Ego, que éste utiliza para realizar sus fechorías. Un Ego es una Energía que personifica el Mal en alguna de las modalidades del Mal. Pero lo grave es que esa energía que sirve de estructura a dicho ego es nuestra, que, por el mal uso de nuestros pensamientos, sentimientos, emociones, palabras y actos, lo creamos en un momento de nuestras existencias, lo pulimos, lo consentimos y se volvió nuestro hijo, utilizando nuestra luz; y siendo nuestro hijo ahora nos manipula y nos domina, y nos identificamos con él, somos él en un momento dado, lo defendemos y decimos: es que yo soy así, yo no puedo cambiar, a mí me hicieron así.

Esto es así porque en ese Ego, y en todos los Egos que conforman nuestra estructura psicológica, está atrapada Conciencia nuestra, Conciencia Crística nuestra, Luz nuestra, Ser nuestro.

Hay que pedirle a la Llama Violeta Consumidora que lo desintegre, lo disuelva, para así liberar esa Conciencia Crística, esa Luz, esa Fuerza, ese Ser Crístico, esa Esencia Crística.

Esto es lo que significan las palabras Salvación, Redención, Liberación, Libertad. Esto es lo que significa Volver a la Casa del Padre. Sólo desintegrando al Gran Ego, puede el Hijo Arrepentido volver a la Casa de su Padre, y entrar así al Corazón de Dios. Este es un trabajo de Liberación de energía, de luz, de conciencia. Esta conciencia así liberada es la Conciencia Crística, que dirá al final de su lucha, “Yo y mi Padre somos Uno”.

El Ego es la causa del Sufrimiento, el Dolor y las Limitaciones.

También el Ego busca multiplicar su especie, enseñando el mal, prostituyéndose y prostituyendo nuestra Energía Pura. Entonces, ¿cómo salir de este círculo vicioso? Sólo el Cristo tiene el poder y la autoridad cósmica para sacarnos de este laberinto del Ego. Porque el Ego, como ladrón que es, roba y prostituye la Energía Pura de Dios, que son nuestros Valores Puros, y los convierte en miseria, pobreza, dolor, angustia, enfermedad, muerte.

El Ego es la causa de la gran contaminación ambiental  a nivel interior, mundial y cósmico.

Se ha dicho que el Ego tiene siete cabezas, como el Dragón del Apocalipsis, el cual representa la Envidia, la Lujuria, la Pereza, el Orgullo, la Soberbia, la Ira, el Odio, el Rencor, el Resentimiento, la Ambición, Codicia y Avaricia, el Deseo, los Apetitos, la Gula, etc. En realidad es el monstruo de mil cabezas y de mil manifestaciones y facetas; es Mara, el monstruo que Buda tuvo que vencer para lograr su iluminación interior.

Así leemos en el Apocalipsis:

“Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo” (Apocalipsis 13, 1).
“…Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad” (Apocalipsis 13, 2).
“Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la Bestia, y adoraron a la Bestia, diciendo: ¿Quién como la Bestia, y quién podrá luchar contra ella? (Apocalipsis 13, 3-4).
“Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo” (Apocalipsis 13, 6).
“Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación” (Apocalipsis 13, 7).
“Y la adoraron todos los moradores de la Tierra cuyos nombres no estaban escritos en el Libro de la Vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo” (Apocalipsis 13, 8).
Entonces agrega el Apocalipsis: “Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al Árbol de la Vida, y para entrar por las puertas en la ciudad” (Apocalipsis 22, 14).

“Dios es un Fuego Consumidor” -el Fuego Sagrado de Dios…Fuego que es interior y cósmico…Fuego que consume al Ego y toda manifestación egóica… Fuego Consumidor de la acción egóica, de la naturaleza egóica y de toda creación egóica.

Esto es lo que nos enseña en esencia el Deuteronomio en los siguientes versículos:

“Porque Jehová tu Dios es fuego consumidor, Dios celoso” (Deuteronomio 4, 24).
“¿Ha oído pueblo alguno la voz de Dios, hablando de en medio del fuego, como tú la has oído sin perecer? (Deuteronomio 4, 23).
“Desde los cielos te hizo oír su voz para enseñarte; y sobre la tierra te mostró su gran fuego, y has oído sus palabras de en medio del fuego” (Deuteronomio 4, 36).
“Y os acercasteis y os pusisteis al pie del monte; y el monte ardía en fuego hasta en medio de los cielos en tinieblas, nube y oscuridad; y habló Jehová con vosotros de en medio del fuego; oísteis la voz de sus palabras, mas a excepción de oír la voz, ninguna figura visteis” (Deuteronomio 4, 11-12).

“No tendrás dioses ajenos delante de mí” (Deuteronomio 5, 7). Todas las legiones de Egos son dioses ajenos al Señor.

“No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque Jehová no dará por inocente al que tome su nombre en vano” (Deuteronomio 5, 11). Porque de nada sirve rezar o creernos santos si seguimos alimentando y adorando al Ego.

“Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas” (Deuteronomio 6, 5).
“Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy” (Deuteronomio 8, 11).
“Amarás, pues, a Jehová tu Dios, y guardarás sus ordenanzas, sus estatutos, sus decretos y sus mandamientos, todos los días” (Deuteronomio 11, 1).

Porque, “toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada” (San Mateo 15, 13). Los Egos son plantas que no plantó el Padre Celestial, porque ellos son creaciones humanas; así que el Ego debe ser desarraigado ahora mismo.

Así ha dicho el Gran Director Divino: “Día tras día hemos aniquilado algunas de vuestras creaciones humanas, ALGUNAS DE LAS CUALES OS HARÍAN ERIZAR LOS CABELLOS, SI SOLAMENTE PUDIERAIS MIRARLAS”.

*”AL PRINCIPIO DE ESTA ACTIVIDAD “YO SOY”, OFRECÍ CONSUMIR UN TERCIO DE LA CREACIÓN HUMANA DE CADA ESTUDIANTE. CUANDO HEMOS VISTO VUESTROS ESFUERZOS CONSCIENTES PARA LLAMAR A LA LLAMA VIOLETA CONSUMIDORA, VUESTRA SINCERIDAD Y APLICACIÓN HAN OBTENIDO QUE LA GRAN LEY CÓSMICA NOS AUTORICE A VERTER NUESTRO FUEGO CÓSMICO Y A CONSUMIR DOS TERCIOS DE VUESTRA ACUMULACIÓN”.

También el Maestro Victoria ha dicho: “¡Es realmente tan importante demandar la ANIQUILACIÓN cósmica completa de todo egoísmo, toda discordia humana, todo resentimiento y todo vicio!”.

Porque “de cierto os digo, que si no os  volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos” (San Mateo 18, 3). Sólo desintegrando y disolviendo el Ego podemos volver a ser como niños y como los ángeles de Dios.

Todos hemos sido secuestrados por nuestras propias creaciones egóicas, por las legiones egóicas que hemos creado y que seguimos creando, así que seguimos secuestrados por el Ego y vivimos alejados del Padre lejos de nuestro hogar paterno y lejos de nuestra patria, y desposeídos de nuestra herencia paterna.

De seres virginales, puros, que somos en nuestra esencia, pasamos a ser rencorosos, vengativos, homicidas. Es decir, de ángeles de Dios pasamos a ser demonios. Bastan el odio, la obscenidad de palabra, la ira, la venganza, el deseo de venganza, el resentimiento, para ubicarnos psicológica e interiormente en la escala vibratoria de los demonios.

De acuerdo con esta enseñanza, el Ego es una entidad viviente creada por nosotros, que se alimenta de la Energía Pura de Dios que entra a nosotros a través de los centros de luz, canales y circuitos energéticos.

Cuando decimos “Yo Soy la Resurrección y la Vida”, o cualquier otro decreto, estamos activando nuestra naturaleza divina como Hijos de Dios, y estamos bloqueando la actividad egóica de nuestros defectos psicológicos e infra-psicológicos.

Entonces, ahora, yo recorro el Camino del Calvario, trazado para sacrificar en la Cruz del Salvador todos nuestros intereses egóicos, nuestros impulsos egóicos, deseos, apetitos, creaciones egóicas, creaciones humanas. Este es el Camino del Calvario. En él siempre habrá un Cirineo que nos ayude. También las enseñanzas que aquí damos hacen más fácil el camino para el Peregrino de la Luz.

Renunciar y renunciar al Mal, éste es nuestro camino. Querer solucionar el Mal que nos hacen, con el Mal, es una lucha infructuosa, porque lo similar atrae lo similar, así que nuestro mal interior crece y se multiplica cada vez que pagamos con el Mal el Mal que nos hacen. Adonde vayamos, nuestro mal interior atrae el mal interior de otras personas, y pronto volvemos a estar en serios problemas, porque el Ego siempre está pidiendo alimento, y su alimento es el Mal.

Empecemos por Bendecir. Bendecir es de los Ángeles, maldecir es del Ego. Así vamos entendiendo lo que es de Dios y lo que es del Demonio. Así que el Demonio somos nosotros mismos. Pero Jesús invoca nuestra naturaleza divina, diciéndonos: “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”, siempre recordándonos nuestro origen como Hijos e Hijas de Dios e instándonos a eliminar lo demoníaco en nosotros para tener derecho a regresar a Nuestro Padre. Sólo el Hijo regresa al Padre.

Perdonar es el mejor y más grande negocio que existe para beneficio del hombre. Esta virtud, dada por Dios al corazón del hombre, tiene la capacidad de resolver todos los problemas.
Es mejor empezar ya a expandir la Llama del Perdón y del Amor en nuestro corazón que seguir alimentando a nuestro Ego y a nuestras Legiones Egóicas que multiplican nuestra miseria, nuestras limitaciones, nuestra imperfección y nuestra esclavitud.

El verdadero guerrero, el verdadero combatiente, el verdadero liberador, es aquel que en su lucha interior es capaz de aniquilar todas sus creaciones humanas, todas sus creaciones egóicas. Sólo hay una guerra santa en el mundo, mis amigos. Si triunfamos, esta guerra nos llevará de regreso al Reino.

Siempre, nuestro impulso interior crístico surge de un gran amor y de una suprema inspiración, cuya fuente física y espiritual es el Fuego Sagrado, la Gran Simiente de Amor, la Gran Hoguera, la Gran Llama, la Gran Zarza Ardiente que nunca se consume.

Esta gran Llama es devoradora de todo sentimiento egóico, de todo deseo egóico y de toda causa de sufrimiento humano, porque “Mi Reino no es de este mundo”; porque “vivimos en el mundo pero no somos de este mundo”. Pero aún así, este es también el Reino de Dios, y aún así este mundo es también una preciosa parcela de las Tierras del Reino de Dios.

Así que, desprenderse de las cosas del mundo es apegarse a las cosas de Dios, y apegarse a las cosas de Dios es apegarse a las cosas del mundo que pertenecen al Reino de Dios. Así que vamos tras las cosas que pertenecen a Dios. Esta es la razón de ser de nuestro Salvador Jesús. Esta es la razón de ser del Gran Servicio y de los Grandes Servidores: recuperar los Tesoros del Cielo dispersos por el mundo, ahora en manos de los Mercaderes del Templo.

Debemos seguir el ejemplo de Jesús, como lo dice  KUTHUMI en “La Sabiduría de las Edades”:

“El secreto de la Victoria de Jesús fue que Él no trabajaba con la conciencia humana como su instrumento de creación, que consiste de parte de Verdad y parte de falacia; sino con la Conciencia Maestra Ascendida o con la Conciencia de Dios, la Presencia "YO SOY", -que ni reconoce ni acepta imperfección. La expresión manifiesta de la Conciencia Maestra Ascendida como la usó Jesús fue la expresión perfecta, impecable, como era la Conciencia desde la cual brotó.

¡La suma y sustancia de esta Verdad es que para crear como Dios crea, deben aquietarse y elevarse hacia un estado de conciencia que sea UNO con la de la Hueste Ascendida, hasta que su ser esté impregnado del conocimiento, la creencia y la realización activa de que no existe poder opuesto a Dios; de que la manifestación debe avanzar desde la Causa Cósmica, y de que no son un individuo separado de Dios intentando atraer, mediante la voluntad humana, algo desde lo Cósmico, sino que ustedes son El Mismo Gran Creador -calmado, sereno, desapasionado, victorioso, sin nada que superar- y meramente disfrutando de la creación, invocando los Rayos de Luz, aglutinando los electrones, y precipitando la Manifestación Divina!

En el Ministerio de Jesús, toda Sus Curaciones fueron logradas mediante su uso constante de la Conciencia Crística Ascendida. Él no permitió que Su Corriente de Vida descendiera a la conciencia humana que reconoce la debilidad, porque si Él hubiera descendido en pensamiento y sentimiento aceptándola como algo a ser superado, Él Mismo se hubiera separado de Dios, Quien, como hemos dicho, no reconoce imperfección”.

Cuando haya mucha presión a nivel interno y a nivel del medio ambiente, debemos invocar la protección del Arcángel Miguel así:

“En el nombre de Dios, en el nombre de mi Poderosa Presencia YO SOY y de Nuestro Señor Jesucristo, yo decreto:

¡San Miguel adelante,
San Miguel detrás,
San Miguel a la derecha, San Miguel a la izquierda,
San Miguel arriba, San Miguel abajo,
San Miguel, San Miguel, dondequiera que voy!

YO SOY su Amor protegiendo aquí,
YO SOY su Amor protegiendo aquí,
YO SOY su Amor protegiendo aquí».

Yo Soy el Poder Milagroso del Arcángel Miguel, protegiendo mi cuerpo, protegiendo mi Energía, protegiendo mi Luz. Yo Soy la Fuerza Milagrosa del Arcángel Miguel, protegiendo mi cuerpo, protegiendo mi Energía, protegiendo mi Luz. Yo Soy el Amor Milagroso del Arcángel Miguel, protegiendo mi cuerpo, protegiendo mi Energía, protegiendo mi Luz. Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Arcángel Miguel protegiendo mi cuerpo, protegiendo mi Energía, protegiendo mi Luz.

Podemos enviar esta protección a la humanidad, a nuestra familia, a nuestros amigos y a nuestros enemigos. ¿Por qué a nuestros enemigos? –Porque nuestro verdadero enemigo es el Ego con sus legiones egóicas del Orgullo, de la Ira, del Odio, del Rencor, del Resentimiento, de la Envidia, de la Ambición, Codicia y Avaricia, del Deseo, de los Apetitos, de la Pereza, la Gula, etc. Porque si no fuera por el Ego no seríamos enemigos de nadie y nadie sería nuestro enemigo.

Vamos ahora a aniquilar, pulverizar, destruir, desintegrar, consumir, disolver, toda manifestación egóica, toda creación egóica, toda legión egóica, creada por nosotros a través de todos los tiempos y a través de todas nuestras vidas, en su causa, efecto, registro y memoria, a nivel interior, a nivel mundial y a nivel cósmico. 

Para realizar este trabajo necesitamos invocar, llamar, pedir la ayuda de las fuerzas y potencias espirituales que tienen toda la potestad para disolver tales creaciones humanas mediante nuestras llamadas y mediante nuestra decisión y esfuerzo conscientes.

Técnica:

Para realizar esta práctica con éxito debemos tener en cuenta las siguientes instrucciones básicas:

(a) Enfatizar, repitiendo: “Aniquilando, Desintegrando, Disolviendo…”, en cada elemento o elementos egóicos que queremos disolver.
(b) Cuando así lo desee, decir: “Disolviendo a nivel interior, a nivel mundial y a nivel cósmico”.
(c) Decir, "Pido, por el Poder y la Gracia de Dios, que estas energías sean transmutadas en la forma más elevada de Luz".
(d) Decir, si así lo desea, “para que sea liberada toda mi luz, para que sea liberada mi conciencia, para que sea liberada mi alma, para que sean liberadas todas las Partes de mi Ser Espiritual”.
(e) Fortalecernos, repitiendo: “YO SOY la Magna y Todopoderosa Presencia YO SOY, YO SOY la Llama Violeta Consumidora, Yo Soy la Llama Violeta Transmutadora, YO SOY la Llama Azul, Yo Soy la Espada de Llama Azul, Yo Soy el Relámpago de Llama Azul, Yo Soy la Espada de Fuego Violeta, Yo Soy el Relámpago de Fuego Violeta…”
(f) Cuando lo desee, decir: “Disolviendo…en todas sus manifestaciones egóicas”.
(g) Pensar en términos cósmicos, como Seres Cósmicos que somos.
(h) Actuar como Seres de Luz.  
(i) Mantener la atención, la concentración y la visualización en lo que estamos haciendo.


Preparación:

Primero elevaremos nuestra tonalidad vibratoria y actuaremos como Seres de Luz y Seres Cósmicos que somos, mediante los siguientes Decretos:

“Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Cristo Cósmico Victorioso, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Espíritu Santo, Yo Soy la Ley del Perdón Cósmico, Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia Yo Soy, Yo Soy la Llama Violeta Consumidora, Yo Soy la Llama Violeta Transmutadora, Yo Soy la Llama Azul, Yo Soy la Espada de Llama Azul, Yo Soy el Relámpago de Llama Azul, Yo Soy la Llama Espontánea, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado, Yo Soy el Amor Milagroso del Corazón del Fuego Sagrado, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Gran Sol Central, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Corazón de Dios, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado de Nuestro Amado Sol Helios, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Gran Sol Violeta, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Gran Sol Alfa y Omega, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Gran Sol Sirio, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Gran Director Divino, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Gran Velador Silencioso, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Gran Elohim Ciclópea, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado de la Gran Maestra Astrea, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Arcángel Miguel, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Arcángel Zadkiel, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Arcángel Metatrón, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado de Alfa y Omega, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado de Helios y Vesta.


La Práctica:

Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia Yo Soy, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Cristo Cósmico Victorioso, Yo Soy la Llama Violeta Consumidora, Yo Soy la Llama Violeta Transmutadora, Yo Soy la Llama Azul, Yo Soy la Espada de Llama Azul, Yo Soy el Relámpago de  Llama Azul,


[Desintegrando, disolviendo toda limitación, toda imperfección, toda discordia; desintegrando, disolviendo todo egoísmo y toda manifestación de egoísmo; desintegrando, disolviendo toda la creación humana; disolviendo toda la creación egóica, en todas sus manifestaciones egóicas, en todos los planos y en todas las dimensiones, a nivel interior, mundial y cósmico; desintegrando, disolviendo la dualidad, la distorsión, la corrupción, la degeneración, la enfermedad y la muerte; desintegrando, disolviendo los celos, la envidia, la ambición, codicia y avaricia en todas sus manifestaciones egóicas, en todos los planos y en todas las dimensiones, a nivel interior, mundial y cósmico; desintegrando, disolviendo la oscuridad, la confusión, la inconciencia, el sonambulismo; desintegrando, disolviendo todo vínculo egóico, todo apego egóico, todo compromiso egóico, todo contrato egóico, todo pacto egóico; disolviendo todo concepto egóico y toda consideración egóica].


Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia Yo Soy, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Cristo Cósmico Victorioso, Yo Soy la Llama Violeta Consumidora, Yo Soy la Llama Violeta Transmutadora, Yo Soy la Llama Azul, Yo Soy la Espada de Llama Azul, Yo Soy el Relámpago de  Llama Azul,

1. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda manifestación egóica, toda apariencia egóica, toda creación egóica, toda expresión egóica, todo núcleo egóico, toda condición egóica, toda asociación egóica, toda causa egóica, toda razón egóica, todo vínculo egóico, todo apego egóico, todo compromiso egóico, toda legión egóica, para que sea liberada toda mi luz, para que sea liberada mi conciencia, para que sea liberada mi alma, para que sean liberadas todas las Partes de mi Ser Espiritual. Por el Poder y la Gracia de Dios, pido que todas estas energías sean transmutadas en la forma más elevada de Luz.

2. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de tinieblas, oscuridad, sombras, ilusión, fantasía, sueño de la conciencia, inconciencia, distracción, sonambulismo, confusión.

3. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda sombra, toda ilusión, toda fantasía, toda quimera, todo fantasma.

4. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda manifestación egóica de fascinación, sugestión, autosugestión, engaño y autoengaño, lástima y autolástima, autocomplacencia, pesar y  autocompasión. 

5. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda limitación, toda imperfección, toda discordia, todo egoísmo, toda manifestación de egoísmo, toda creación humana, toda creación egóica, todo concepto egóico y toda consideración egóica.

Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia Yo Soy, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Cristo Cósmico Victorioso, Yo Soy la Llama Violeta Consumidora, Yo Soy la Llama Violeta Transmutadora, Yo Soy la Llama Azul, Yo Soy la Espada de Llama Azul, Yo Soy el Relámpago de  Llama Azul,

6. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de impurezas, bajezas, suciedades, desaseo.

7. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de impureza sexual, de fornicación y adulterio.

8. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de placer sexual, deseo sexual, apetito sexual, lascivia, pasión sexual, recuerdos pasionarios, codicia sexual, desequilibrio sexual, imperfección sexual, debilidad sexual, inercia sexual, pasión incesante y lujuria en todas sus manifestaciones egóicas, a nivel interior, a nivel mundial, a nivel cósmico.

9. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de homosexualismo, lesbianismo, sadismo, masoquismo, violencia sexual, degeneración sexual, bestialidad sexual y actos contra natura, abuso sexual, prostitución, promiscuidad, concupiscencia, seducción sexual, perversión sexual, depravación sexual,

10. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de bajos instintos, placeres, deseos, apetitos, gula, placer de gula, apetitos de gula, glotonería, ansiedad, en todas sus manifestaciones egóicas.

11. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de impureza mental, placeres de la carne, ocio placentero, deseo placentero.

Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia Yo Soy, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Cristo Cósmico Victorioso, Yo Soy la Llama Violeta Consumidora, Yo Soy la Llama Violeta Transmutadora, Yo Soy la Llama Azul, Yo Soy la Espada de Llama Azul, Yo Soy el Relámpago de  Llama Azul,

12. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de caprichos, intranquilidad, impaciencia, desesperación, perturbación, malestar, preocupación, incomodidad, celos, apegos.

13. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de ira, bajos instintos de ira, rabia y debilidad de ira, irritación, enojo, cólera, arranques de ira, impulsos de ira, en todas sus manifestaciones egóicas, a nivel interior, a nivel mundial, a nivel cósmico. 

14. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de intelectualismo, orgullo, arrogancia, soberbia, petulancia, vanidad, vanagloria, ignorancia, pedantería, truhanería, extravagancia, ostentación, prepotencia, autosuficiencia, prejuicios, incomprensión, olvido, fama, engreimiento, altanería, insolencia, irreverencia, irrespeto, rechazo, aversión, desobediencia, torpeza, terquedad, obstinación, inactividad, impulsividad, desenfreno, insensatez, necedad.   

15. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de falta de amor, apatía, antipatía, frialdad, indiferencia, desprecio, odio, rencor, resentimiento, sentimiento de venganza, deseo de venganza, venganza.

16. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de falta de fe, dudas, temores, timidez, miedo, cobardía, incredulidad, incertidumbre, inseguridad, desconfianza, indecisión, escepticismo, pesimismo, ateísmo, maldad, iniquidad, perversidad, cinismo. 

17. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de superstición, satanismo, y adicción a cultos satánicos, ritos tenebrosos, hechicería y brujería.

18. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de adicción a actividades de magia negra y prácticas espiritistas, invocaciones a difuntos y almas de difuntos, prácticas de ilusionismo e hipnotismo, adicción a drogas alucinógenas, alucinógenos, tabaco, cigarrillo, licores y alcoholismo.

19. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de negatividad, suspicacia, sospecha, racismo, fanatismo, sectarismo, intolerancia.

20. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de ruina, miseria, pobreza, mendicidad, mediocridad, mezquindad, robo, hurto, deshonestidad, derroche, corrupción.

21. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de ambición, codicia y avaricia, deseo de poder, y codicia material y espiritual, en todas sus manifestaciones egóicas a nivel interior, a nivel mundial y a nivel cósmico. 

22. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de envidia, y envidia material y espiritual, en todas sus manifestaciones egóicas.

23. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de mentira, engaño, autoengaño, traición, falsedad, infidelidad, mentira y engaño en los negocios, incumplimiento en los tratos y compromisos, engaño en las medidas y pesas, falsedad en las declaraciones y en documentos.

24. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de abuso de poder, tiranía, opresión, esclavitud, despotismo, astucia, manipulación, vampirismo, en todas sus manifestaciones egóicas.

25. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de dolor, tristeza, aflicción, amargura, depresión, angustia, desesperanza, frustración, fracaso, derrota, desilusión, decepción, desengaño, debilidad, impotencia, frialdad, infortunio, desequilibrio, injusticia, vulnerabilidad, susceptibilidad, subjetividad.

26. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de pereza, ocio, ocio de pereza, inercia ociosa, inercia incesante de pereza, inercia de pereza, pereza incesante, inconstancia, negligencia.

27. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de violencia, agresión, agresividad, destrucción, desarmonía, degeneración, fealdad, deseo obsesivo-posesivo, obsesión, posesión, manipulación, abuso, maltrato, descontrol, inarmonía, desorden, descuido, desobediencia, rebeldía, brusquedad, rusticidad, irrespeto. 

28. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de crítica, habladuría, chismografía, chismorreo, injuria, maldición, maledicencia, calumnia, intriga, gritería, blasfemia, disgusto, rechazo, condenación, sospecha, suspicacia, murmuración, mordacidad, rivalidad, pleitos, litigios, peleas, riñas.

29. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda legión egóica de desprecio, descontento, rebelión, rebeldía, corrupción, perversión, depravación, perversidad, cinismo, burla, hipocresía, sátira, obscenidad, grosería, impudicia, iniquidad, maldad, malicia, indiscreción, desvergüenza, irreverencia, irrespeto, inmisericordia, impiedad, indolencia.

Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia Yo Soy, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Cristo Cósmico Victorioso, Yo Soy la Llama Violeta Consumidora, Yo Soy la Llama Violeta Transmutadora, Yo Soy la Llama Azul, Yo Soy la Espada de Llama Azul, Yo Soy el Relámpago de  Llama Azul,

30. -eliminando, desintegrando, disolviendo toda palabra destructiva pronunciada en cualquier tiempo en la atmósfera de la Tierra; disolviendo en la atmósfera de la Tierra toda palabra de agresión, de violencia, de odio, de injuria, de envidia, de calumnia, de imperfección, de limitación, de discordia.

31. -eliminando, desintegrando, disolviendo todas las Legiones Egóicas de los Yoes vengativos, rencorosos, pendencieros, iracundos, irascibles, pirómanos, generadores de cizaña y divisionismo.

32. -eliminando, desintegrando, disolviendo todas las Legiones Egóicas de los Yoes payasos, bufones, fanfarrones, aduladores, burlones, exhibicionistas, truhanes.

33. -eliminando, desintegrando, disolviendo todas las Legiones Egóicas de los Yoes tramposos, deshonestos, falsificadores, adulteradores, usureros, derrochadores, timadores, corruptos, ladrones.

34. -eliminando, desintegrando, disolviendo todas las Legiones Egóicas de los Yoes asesinos, homicidas, criminales, suicidas, violentos, violadores, depravados, secuestradores, tiranos, opresores, extorsionistas, chantajistas, amenazadores, manipuladores, sectarios, inquisidores, torturadores.

35. -eliminando, desintegrando, disolviendo todas las Legiones Egóicas de los Yoes pedantes, prepotentes, soberbios, ingratos, desagradecidos, necios.

36. -eliminando, desintegrando, disolviendo todas las Legiones Egóicas de los Yoes concupiscentes, lascivos, pasionarios, seductores, impúdicos, obscenos.
                                                                    
37. -eliminando, desintegrando, disolviendo todas las Legiones Egóicas de los Yoes aduladores, manipuladores, hipócritas.

38. -eliminando, desintegrando, disolviendo todas las Legiones Egóicas de los Yoes del juego de azar.

39. -eliminando, desintegrando, disolviendo todas las Legiones Egóicas de los Yoes de la guerra, de la riña, de la pelea, de la contienda.

40. -eliminando, desintegrando, disolviendo todas las Legiones Egóicas de los yoes incrédulos, yoes criticones, yoes burlones.

Ahora digo:

Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia Yo Soy, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Cristo Cósmico Victorioso, Yo Soy la Llama Violeta Consumidora, Yo Soy la Llama Violeta Transmutadora, Yo Soy la Llama Azul, Yo Soy la Espada de Llama Azul, Yo Soy el Relámpago de  Llama Azul, disolviendo la Matriz Egóica de todo egoísmo, de toda manifestación de egoísmo, de toda limitación, de toda imperfección, de toda discordia humana, de toda creación humana, de toda creación egóica.

Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia Yo Soy, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Cristo Cósmico Victorioso, Yo Soy la Llama Violeta Consumidora, Yo Soy la Llama Violeta Transmutadora, Yo Soy la Llama Azul, Yo Soy la Espada de Llama Azul, Yo Soy el Relámpago de  Llama Azul, disolviendo la Matriz Egóica de todo interés egóico, de toda búsqueda egóica, de todo deseo egóico, de todo apetito egóico, de todo apego egóico; disolviendo la Matriz Egóica de placeres, deseos y apetitos egóicos.

Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia Yo Soy, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Cristo Cósmico Victorioso, Yo Soy la Llama Violeta Consumidora, Yo Soy la Llama Violeta Transmutadora, Yo Soy la Llama Azul, Yo Soy la Espada de Llama Azul, Yo Soy el Relámpago de  Llama Azul, disolviendo la Matriz Egóica de todo concepto egóico, de todo pensamiento egóico, de todo sentimiento egóico, de toda consideración egóica, de todo engaño, de toda falsedad.

Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia Yo Soy, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Cristo Cósmico Victorioso, Yo Soy la Llama Violeta Consumidora, Yo Soy la Llama Violeta Transmutadora, Yo Soy la Llama Azul, Yo Soy la Espada de Llama Azul, Yo Soy el Relámpago de  Llama Azul, disolviendo la Matriz Egóica de toda creación egóica, de toda legión egóica, de toda manifestación egóica, de toda causa egóica, de toda razón egóica, de toda actividad egóica, de todo impulso egóico, de todo movimiento egóico.

Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia Yo Soy, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Cristo Cósmico Victorioso, Yo Soy la Llama Violeta Consumidora, Yo Soy la Llama Violeta Transmutadora, Yo Soy la Llama Azul, Yo Soy la Espada de Llama Azul, Yo Soy el Relámpago de  Llama Azul, disolviendo la Matriz Egóica de la Rebeldía contra Dios, de la Rebelión contra Dios, del Divisionismo, de la Separatividad, de la Separación de la Causa Única.

Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia Yo Soy, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Cristo Cósmico Victorioso, Yo Soy la Llama Violeta Consumidora, Yo Soy la Llama Violeta Transmutadora, Yo Soy la Llama Azul, Yo Soy la Espada de Llama Azul, Yo Soy el Relámpago de  Llama Azul, disolviendo la Matriz Egóica del Odio, del Rencor, del Resentimiento, de la Violencia, de la Guerra, de la Ignorancia, de la Inconciencia.

Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia Yo Soy, Yo Soy el Amor Milagroso del Fuego Sagrado del Cristo Cósmico Victorioso, Yo Soy la Llama Violeta Consumidora, Yo Soy la Llama Violeta Transmutadora, Yo Soy la Llama Azul, Yo Soy la Espada de Llama Azul, Yo Soy el Relámpago de  Llama Azul, disolviendo la Matriz Egóica de todo poder de seducción, de manipulación, de engaño, de mentira, de fascinación, de sugestión, de tiranía y opresión, a nivel interno, a nivel mundial, a nivel cósmico.

Pido a la Llama Violeta Consumidora, a la Llama Violeta Transmutadora, a mi Santo Ser Crístico y a la Magna y Todopoderosa Presencia YO SOY, que toda mi carga kármica, que toda mi deuda kármica, sea aniquilada, disuelta, quemada y reducida a cenizas en el Corazón de Dios… en el Corazón del Fuego Sagrado… en el Corazón del Gran Sol Central, y que toda esa energía liberada sea transmutada en la forma más elevada de luz.

Pido a la Llama Violeta Consumidora, a la Llama Violeta Transmutadora, a la Magna Presencia YO SOY, al Cristo Cósmico Victorioso, al Espíritu Santo Cósmico, al Gran Director Divino, que toda mi carga kármica, que toda mi deuda kármica, todas las creaciones humanas egóicas, toda la basura egóica, toda manifestación egóica, toda legión egóica, sean aniquiladas, disueltas, quemadas y reducidas a cenizas en el Corazón de Dios… en el Corazón del Gran Sol Central, y que todas esas energías liberadas sean transmutadas en la forma más elevada de luz.

Pido a la Llama Violeta Consumidora, a la Llama Violeta Transmutadora, pido a la Magna y Todopoderosa Presencia YO SOY, que sólo quede la individualidad del Fuego Sagrado… la individualidad del Santo Ser Crístico… la individualidad de la Magna Presencia YO SOY… la individualidad del Cristo Cósmico… la individualidad del Espíritu Santo Cósmico… la individualidad de la Inmortal Llama Triple… y que todo lo que no sea la Perfección de Dios sea aniquilado, disuelto, quemado y reducido a cenizas en el Fuego Sagrado del Cristo Cósmico Victorioso y sea transmutado en la forma más elevada de Luz.


Yo Soy el Poder Milagroso… la Fuerza Milagrosa… el Amor Milagroso del Arcángel Miguel… del Arcángel Zadkiel… del Arcángel Metatrón... del Gran Director Divino… del Cristo Cósmico Victorioso… del Espíritu Santo Cósmico… de la Poderosa Astrea…, disolviendo, quemando y reduciendo a cenizas, en el atmósfera de la Tierra, toda palabra de violencia, de agresividad, de guerra, de discordia…; disolviendo, quemando y reduciendo a cenizas, en la atmósfera de la Tierra, toda palabra de odio, de rencor, de resentimiento, de sentimiento de venganza, de injuria, de calumnia, de maledicencia…; disolviendo, quemando y reduciendo a cenizas, en la atmósfera de la Tierra, toda palabra de envidia, de orgullo, de ambición, de imperfección, de limitación, de egoísmo… disolviendo, quemando y reduciendo a cenizas toda palabra de envidia, de orgullo, de ambición, de imperfección… disolviendo, quemando y reduciendo a cenizas,  toda legión egóica de falta de fe, de falta de amor, toda legión egóica de envidia, de ambición, codicia y avaricia…, y pido, por el Poder de la Gracia de Dios, que todas esas energías liberadas sean transmutadas en la forma más elevada de Luz.

Yo Soy la Llama del Silencio Cósmico del Gran Velador Silencioso, imponiendo silencio en la atmósfera de la Tierra a toda palabra y a toda expresión de discordia, de limitación, de imperfección, de egoísmo, de violencia, de guerra… Imponiendo silencio a toda manifestación egóica y a toda creación egóica.

Yo Soy la Magna Presencia YO SOY, irradiando la Misericordia de Dios a toda la humanidad… irradiando el Perdón de Dios… irradiando la Luz de Dios… irradiando la Paz de Dios… irradiando la Perfección de Dios… irradiando el Amor de Dios ... a toda la humanidad…

Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia YO SOY, irradiando Pureza, Paz, Amor, Perdón, Misericordia, Fe, Devoción, Santidad, Gratitud, Prosperidad, Abundancia, Plenitud, Poder, Fuerza, Fortaleza… irradiando Luz, Armonía, Equilibrio, Justicia, Liberación y Redención… para toda la Humanidad. 

Ahora pido permiso a la Sagrada Ley Cósmica… Pido permiso al Santo Tribunal Kármico… Pido permiso al Fuego Sagrado del Gran Sol Central… Pido permiso al Fuego Sagrado del Sagrado Sol Absoluto… Pido permiso a nuestro Señor el Cristo Cósmico… Pido permiso al Espíritu Santo Cósmico… Pido permiso a los Maestros Ascendidos y a los Grandes Seres Cósmicos… para enseñar a la humanidad de esta Tierra el Camino al Corazón de Dios… para enseñar a la humanidad de esta Tierra el Camino Secreto del Fuego Sagrado… para hacer todo el Bien posible a todos los seres, sin que sea ninguna carga kármica para alguien… para dar esta enseñanza liberadora y redentora… a toda la humanidad… sin que sea ninguna carga kármica para alguien…

Pido permiso al Fuego Sagrado del Corazón del Cristo Cósmico… Pido permiso al Fuego Sagrado del Corazón del Espíritu Santo Cósmico… Pido permiso al Fuego Sagrado del Corazón del Gran Director Divino… al Corazón del Cristo Cósmico… al Corazón del Espíritu Santo Cósmico… Para enseñar a la humanidad de esta Tierra el Camino al Corazón de Dios… el Camino Secreto del Fuego Sagrado… Pido permiso para hacer todo el Bien posible a todos los seres, sin que sea ninguna carga kármica para alguien… Pido permiso para dar esta enseñanza liberadora y redentora a toda la humanidad sin que sea ninguna carga kármica para alguien…

Ahora te digo: No dejes de invocar el Nombre de Dios, no dejes de invocar la Luz de Dios, no dejes de invocar su Amor, su Perdón, su Misericordia y su Justicia; no dejes de repetir las palabras de Nuestro Señor Jesús: Padre Nuestro, que estás en los Cielos, Santificado sea Tu Nombre, venga a nosotros tu Reino, hágase tu Voluntad aquí en la Tierra como en el Cielo. Danos hoy el Pan de cada día y perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos de todo mal, amén. Danos Señor Tu Paz, Tu Luz, Tu Amor, Tu Perdón, Tu Misericordia y Tu Justicia. Haznos partícipes de Tu Gracia y de Tu Gloria, por siempre. Amén.

Cuando tengas que despedir a un ser querido, y desearle lo mejor, visualiza su corazón; si puedes, visualízate en su corazón, y dile las palabras que acabo de expresar. Agrégale que vaya en paz en cumplimiento de su Misión y su Deber Cósmico, olvidando los apegos, el odio, el rencor, el resentimiento. Dile que vuele en Libertad hacia el Padre de toda Luz.

Dile lo mismo a un ser querido que acaba de desencarnar. Métete en su corazón, reza desde allí tres Padrenuestros y dile que vaya en paz en cumplimiento de su Misión y de su Servicio Cósmico, desprendido de todo apego y de todos los sentimientos egóicos. Dile las palabras que aquí hemos enseñado, con amor, con cariño, con devoción y con fuerza. Pide a Jesús, a María, a San Germán, que su alma sea protegida y guiada por el Arcángel Miguel y sus ángeles, y pide el Perdón, la Misericordia, la Luz, el Amor para este precioso ser que deja este mundo para su propio bien.

La comunicación debe ser de corazón a corazón, del corazón a la mente, o de la mente al corazón, siempre con la Mente Pura de Dios y con el Corazón Puro de Dios. Dilo con seguridad como si tú fueras el ángel de Dios, y seguro que los ángeles de Dios guiarán, protegerán y ayudarán a tu ser querido.

Igualmente, al ser querido que está distante, dile mentalmente desde tu corazón: No dejes de invocar el Nombre de Dios, no dejes de invocar la Luz de Dios… Cuando hables por teléfono con dicha persona dile las palabras que aquí has aprendido. De seguro te sentirás muy bien y harás sentir bien a tu ser querido.

Y yo te digo: no dejes de repetir día y noche y en todo momento: “Yo Soy la Resurrección y la Vida. Yo Soy la Ascensión en la Luz. Yo Soy el Camino, la Verdad y la Vida. Yo Soy el Camino, la Verdad y la Luz. Yo Soy la Pureza de Dios. Yo Soy la Pureza de Dios en mi centro sexual. Yo Soy la Pureza de Dios en mis emociones. Yo Soy la Pureza de Dios en mis sentimientos. Yo Soy la Pureza de Dios en mis pensamientos. Yo Soy la Pureza de Dios en mis palabras. Yo Soy la Pureza de Dios en mis actos. Yo Soy la Pureza Eterna del Cristo Cósmico Victorioso, Yo Soy la Pureza Eterna del Espíritu Santo de Dios, Yo Soy la Misericordia de Dios. Yo Soy el Perdón de Dios. Yo Soy la Ley del Perdón Cósmico. Yo Soy el Amor de Dios. Yo Soy la Paz de Dios. Yo Soy la Luz de Dios. Yo Soy la Luz de Dios en el corazón de Dios. Yo Soy la Luz de Dios en mi corazón. Yo Soy la Luz de Dios que nunca falla.

Yo Soy la Pureza de Dios en el Corazón de Dios, Yo Soy la Mente Pura de Dios en el Corazón de Dios, Yo Soy la Pureza de Dios en el Corazón del Gran Sol Central. Yo Soy la Mente Pura de Dios en el Corazón del Gran Sol Central.  Yo Soy la Emoción Pura de Dios, Yo Soy el Sentimiento Puro de Dios, Yo Soy el Pensamiento Puro de Dios, Yo Soy la Imaginación Pura de Dios, Yo Soy la Palabra Pura de Dios, Yo Soy el Acto Puro de Dios.

Yo Soy la Autoridad Cósmica del Fuego Sagrado del Gran Director Divino, Yo Soy la Autoridad Cósmica del Fuego Sagrado del Cristo Cósmico Victorioso, Yo Soy la Autoridad Cósmica del Fuego Sagrado del Espíritu Santo Cósmico, Yo Soy la Autoridad Cósmica del Fuego Sagrado del Gran Elohim Ciclópea. Yo Soy la Autoridad Cósmica del Fuego Sagrado del Gran Sol Central. Yo Soy la Autoridad Cósmica del Fuego Sagrado del Gran Velador Silencioso, imponiendo silencio y aniquilando todas las creaciones viciosas y todas las palabras destructivas.

Yo Soy la Autoridad Cósmica del Fuego Sagrado en este mundo, en todos los mundos, en todas las galaxias, en todos los infinitos, en todos los absolutos.

Yo Soy el Amor de Dios… Yo Soy la Pureza de Dios… Yo Soy la Perfección de Dios… en mi ADN, en todas las células y átomos de mi cuerpo… en cada célula y en cada átomo de mi cuerpo.

Yo Soy la Llama de la Belleza y la Armonía de Dios… de mi Santo Ser Crístico… Yo Soy la Belleza de Dios…Yo Soy la Armonía de Dios…, en mi ADN, en todas las células y átomos de mi cuerpo… en cada célula y en cada átomo de mi cuerpo.

Yo Soy la Llama Violeta Consumidora, Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia YO SOY, disolviendo toda mi carga kármica, disolviendo toda mi deuda kármica, en el Corazón del Fuego Sagrado… en el Fuego Sagrado del Corazón de Dios… en el Fuego Sagrado del Gran Sol Central… en el Fuego Sagrado del Sagrado Sol Absoluto… en el Fuego Sagrado del Corazón del Cristo Cósmico… en el Fuego Sagrado del Corazón del Espíritu Santo… en el Fuego Sagrado del Corazón del Gran Director Divino… en el Corazón del Cristo Cósmico… en el Corazón del Espíritu Santo…

aniquilando,  desintegrando, disolviendo, quemando y reduciendo a cenizas, en la atmósfera de la Tierra, toda palabra, toda expresión, toda manifestación, de guerra, de violencia, odio, rencor, y que todas esas energías liberadas sean transmutadas en la forma más elevada de Luz.

Yo Soy un Gigantesco Sol Violeta… Yo Soy un Gigantesco Sol de Fuego Violeta… purificando, limpiando, sanando, la atmósfera de la Tierra. 
  
Yo Soy un Gigantesco Sol Violeta… Yo Soy un Gigantesco Sol de Fuego Violeta… Bendiciendo a todos los mundos, bendiciendo a todas las galaxias, a todos los universos, a todos los infinitos, a todos los absolutos, bendiciendo a todos sus seres, bendiciendo a todas sus Luces… Bendiciendo a nuestras Américas, a nuestro mundo y a nuestra humanidad…

Yo Soy la Luz infinita de Dios ascendiendo en la Luz con toda la humanidad… Yo Soy la Luz de Dios para este mundo… para todos los mundos… para todas las galaxias… para todos los universos… para todos los infinitos… para todos los absolutos…

Ahora, Yo Soy la Magna y Todopoderosa Presencia Yo Soy, desde el corazón de (dice el nombre de la persona), que es el Corazón de Dios, irradiando, en esta persona, Vida, Paz, Amor, Perdón, Misericordia, Alegría, Gozo, Júbilo, Inspiración.


OM……….. OM TAT SAT OM……… YO SOY LA LUZ DE DIOS... YO SOY...


*****



No hay comentarios:

Publicar un comentario